Archivo por meses: enero 2016

Los cambios en los hábitos consumo o la obligación de adaptarse

Los hábitos de consumo han cambiado, y mucho, en los últimos años. Por las circunstancias económicas y sociales y también por el uso cotidiano de las nuevas tecnologías. El consumidor ahora está mucho más informado, es más exigente, conocer mejor sus derechos y tiene infinidad de herramientas a su alcance para buscar productos y servicios, compararlos y encontrar exactamente aquello que busca y al mejor precio.

La oferta se ha multiplicado de una manera impensable hace unos años, la globalización lo ha permitido. Como han permitido las nuevas tecnologías que las relaciones entre empresas productoras, intermediarios y clientes sean mucho más fluidas y, con ello, más rápidas.

Todo ello ha supuesto un reto para las empresas, que han debido adaptarse en muy poco tiempo a grandes y significativos cambios. Aquello de “renovarse o morir” es más cierto hoy que nunca y el problema es que no hay mucho tiempo para emprender esos procesos de renovación.

En esos cambios de hábitos los dispositivos electrónicos e internet han tenido mucho que ver. Hoy en día muchos consumidores realizan sus compras online, obligando así a las empresas a prestar servicio también a través de este vía. Pero ni siquiera es suficiente con ofrecer, hay que estar por delante de los demás. La competitividad ya no se mide solo en producción, también en la manera en que se desenvuelve la empresa en el mundo virtual.

Ahora, para complicar aún más las cosas (o simplificarlas, según se mire) llegan nuevas formas de pago que amenazan con relegar al olvido las que conocemos hasta ahora. De nuevo la tecnología móvil obliga a adaptarse a unas circunstancias desconocidas. Pagar cualquier servicio o producto a través de un Smartphone es el futuro que ya está aquí.

Los consumidores se adaptan enseguida a los cambios, a las transformaciones. Los hacen suyos y exigen que las empresas hagan lo mismo, lo que supone para ellas un gran esfuerzo, especialmente para las más pequeñas.