El paro de autónomos ¿Sí o no?

Aunque era una figura que ya existía, fue hace poco más de un año cuando se flexibilizaron los requisitos para poder acceder a esta prestación, un “colchón” más para los autónomos, una medida de protección. Pero unos meses después de su entrada en funcionamiento, aún sigue generando dudas y, sobre todo, sigue siendo complicado acceder a él.

Hay que tener muy claros los requisitos que hay que cumplir para poder cobrarlo. No son muchos, pero es muy difícil llegar a cumplir algunos. Veamos las razones:

  • Hay que estar dado de alta en la Seguridad Social y estar al corriente de las obligaciones con ella, evidentemente.
  • Es necesario que el autónomo acredite un mínimo de cotización por cese de actividad de un año y, además, esos meses deben ser seguidos e inmediatamente anteriores al cese.
  • No sirve cualquier motivo para justificar ese cese, debe ser, entre otros, por motivos económicos, técnicos, por fuerza mayor o pérdida de la licencia. Si se alegan problemas económicos se debe justificar un nivel de pérdidas superior al 10%.
  • Es necesario suscribir un compromiso de actividad con el Servicio Público de Empleo.

Hay algunas otras condiciones, aunque estas son las más significativas. Algunas son fáciles de cumplir, pero otras, no tanto.

Un ejemplo: las pérdidas económicas. Si un autónomo tiene empleados a su cargo o un local alquilado en el que desempeña su actividad será más o menos fácil justificar pérdidas. Pero, si es de esos autónomos que trabaja desde casa esta justificación hay que olvidarla, como casi todas las demás.

Por otra, parte, aun en el caso de conseguir cobrar el paro, tampoco hay que echar las campanas al vuelo, la cantidad a percibir no será demasiado elevada y el periodo en el que se percibirá es breve: desde los dos meses para aquellos que hayan cotizado entre 12 y 17 meses al año para los que hayan cotizado más de cuatro años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *