El permiso de maternidad en España y en Europa

Es uno de los temas que han estado de actualidad en los últimos meses, después de que Ciudadanos lo impusiera en las negociaciones con el Partido Popular. La propuesta era igualar los permisos de paternidad y maternidad, una intención muy loable, aunque habrá que ver si en algún momento se llega a materializar, dados los costes que ello supondría.

La propuesta de Ciudadanos consiste en acercarse al modelo nórdico, el más avanzado. Su iniciativa contempla una baja de 26 semanas, de las que ocho estarían reservadas para cada progenitor y las diez restantes podrían ser compartidas.

Un modelo muy lejano al que ahora mismo hay en España y, por supuesto, al de otros países europeos. La legislación española establece que la baja por maternidad tiene una duración de 16 semanas que se deben disfrutar de manera ininterrumpida. La ley permite, además, que la madre comparta o ceda hasta un máximo de diez semanas de permiso al padre, con una condición: que sea ella la que disfrute de las seis semanas inmediatamente posteriores al parto.

Esto demuestra lo lejos que estamos de países europeos como Suecia, donde el permiso se prolonga durante 480 días, es decir, 16 meses, compartidos entre el padre y la madre. Y no solo eso, sino que el padre está obligado a tomarse 60 días libres después del parto.

Muy cerca está Noruega, con 392 días percibiendo el 100% del salario. La madre está obligada a tomarse las tres semanas previas al parto y las ocho posteriores, el resto puede compartirse.

En Reino Unido, la baja puede ser de 52 semanas, aunque solo las 39 primeras semanas son remuneradas. En Lituania es de un año al 100% y otro al 80% y en Bulgaria el permiso es de dos años, el primero al 100% y el segundo con el salario mínimo.

En otras palabras, aún estamos muy lejos de otros países europeos en lo que a permiso de maternidad se refiere.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *